“Ciclorama” del escritor Juanfran Molina

Ciclorama

Algo huele mal en los canales de salida de la cultura de este país: editoriales, compañías discográficas, festivales de poesía… cuando muchas de las mejores y más interesantes obras se quedan fuera del tinglado y han de ser autoeditadas para conseguir la luz necesaria. “Ciclorama” recoge noventa y cinco textos del autor motrileño Juanfran Molina, uno de esos personajes indiscutibles en la cultura underground granadina ya sea como articulista, reseñista, crítico musical, bloguero, escritor o cualquier otra forma accesoria de la música y las letras, siempre desde la pasión propia y la libertad que da la independencia y manteniéndose ajeno a ese ruido de fondo que cantaba Miguel Ríos. Colaborador en revistas de distinta índole, desde “Ruta 66” hasta “El batracio amarillo” pasando por “El estafador” en el cual aparecieron la mayoría de los textos que aquí se recogen y que a pesar de su heterogénea temática y dimensión han sabido ligarse para conformar una exquisita amalgama de letras en las que Molina nos lleva cerca del acantilado, al borde del abismo; nos lleva al límite de la verdad más dura haciéndonos formar parte del paisaje como dice muy acertadamente Alejandro Romero en el prólogo. Da la impresión de que los textos de “Ciclorama” no viajan para llegar sino más bien para volver, lo que los hace si cabe más accesibles y fáciles de asimilar, más propios y sencillos de encajar en uno mismo. Es asombrosamente fácil verse reflejado en ellos. Pero, ¿son estrictamente relatos esto que nos muestra el granadino? Pues no. O no todos, puesto que podemos encontrar desde microrrelato puro de una línea o dos al relato más clásico pasando por piezas tan líricas como “Berano” o ”Locura”.

Juanfran aborda los temas con una directriz clara de ir hasta el final con ellos, lo que a menudo desemboca en un extraño sabor de boca para el lector acostumbrado al caramelo más o menos fácil de asimilar. La realidad se descubre como una vorágine de acontecimientos en donde todo se precipita, los bordes del plano se retraen como guiados por pinzas hacia el centro, como si de un efecto-plato se tratase, y se perdiera el centro mismo, y se hiciera un agujero infinito donde siempre falta una razón o se alza una duda. Uno nunca sabe cómo acabará la cosa. No somos adivinos ni profetas. Tan sólo meros observadores de una realidad que  a menudo se nos presenta de forma incompleta. Uno de los rasgos más definitorios de este “Ciclorama” y que forman junto a la forma de escribir, la columna vertebral de la obra, es sin duda, el humor. El refinado sentido del humor de Juanfran Molina, tan entroncado con nuestro admirado paisano, José Ignacio Lapido. Esa mezcla mágica de socarronería aderezada con una pizca de malafollá que yace latente en esas líneas igual que en muchas de las letras del ex091, como un velo casi invisible que te permite protegerte en cierta manera de ese sol abrasador que es la cruda realidad. “Ciclorama” se presta fácil a la lectura parcial, errática y también (y es importante) a la relectura con lo que se llega a convertir en una buena obra de consulta de la que sólo echo una cosa en falta: más música en sus páginas.  A Juanfran Molina hay que acercarse como el que lo hace a una fuente, con sed (de sabiduría), así que desde aquí animamos al autor a que el próximo libro reúna textos alrededor de esa gran pasión suya que es el rock´n roll y de la que tanto nos puede enseñar. Mientras, calmémonos en este majestuoso “Ciclorama”.

EL CÉFIRO

CICLORAMA
Juanfran Molina
Autoedición

El Céfiro escribe en el blog: http://elcefiro.wordpress.com

— ¿Os ha gustado?. —Siiiii!! — Pues un me gusta y colorín colorado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>