“Técnicas de iluminación” de Eloy Tizón

eloy tizon-técnicas de iluminación

Se hace realmente difícil ser original al hablar sobre este libro -¿qué decir que no se haya dicho ya?- que está siendo uno de los más reseñados, si no el que más de este final/principio de año. Yo, como lector, siento una especie de obligación o deuda cada vez que termino un libro que en cierto modo me ha cambiado un poco la vida. Sí, para quien aún lo dude, hay libros que cambian la vida. Y “Técnicas de iluminación” es uno de ellos, así que aunque esté hiper-reseñado y se haya dicho de él de todo ya, yo tengo que pagar mi deuda aunque los más cultos periodistas, libreros y suplementos culturales lo hayan ensalzado hasta la saciedad. Esta tal vez sobreexposición unida a su carácter atemporal puede que sea uno de los signos de su gran valor ya que normalmente los libros tan presentes llevan asociados un complejo mecanismo de marketing a las espaldas; luego los lees y nada, se cae la máscara a la primera. El camino que está siguiendo Técnicas… es a priori bastante diferente del que gozó Velocidad de los jardines, la otra gran obra de Tizón. Velocidad… fue un libro lento en ese sentido, fue como una locomotora que empezó a andar muy despacio y que el tiempo y sus lectores han ido empujando, relanzando; ha ido cogiendo velocidad precisamente hasta llegar a convertirse en el título de relatos en castellano por antonomasia. Claro, más que el tiempo y los lectores, el mérito no ha sido de más nadie que del propio libro. Pero el caso es que Técnicas… en cambio ha irrumpido como un elefante en una cacharrería. Es un auténtico puñetazo en la mesa. Un arrogante desembarco de letras que viene a colocarse el primero desde el principio. Una de las divergencias que se leen estos días es si Velocidad… es mejor que Técnicas… o al revés. Velocidad… o Técnicas... Técnicas… o Velocidad... ¿Y qué más da? Probablemente sean igual de buenos. Sea imposible ser mejor libro de relatos de lo que son. Y hay un tercero en discordia, “Parpadeos”, que aunque tenga que ser considerado como una obra menor en comparación con estos dos, también tiene algunas piezas exquisitas. Lo que pasa con Técnicas… y que ya ocurría en Velocidad… -y que es eso que de alguna forma aparta estas dos obras de las demás- es que la forma toma vida propia emergiendo sobre cualquier otra cosa tomando la voz cantante de manera brillante. Tizón manda un mensaje menor, contenido en el relato y otro más importante, sostenido en la forma de narrar. El lenguaje es estrujado por Tizón, retorcido; lo pone boca abajo y luego lo mima, lo baña, lo hace lento para luego estirarlo. Tizón se viste de mago. De genio mientras el lector asiste perplejo a la luminosa descripción de un mundo tan entero, tan real donde el autor, cuán trilero, nos muestra la belleza como una falsa moneda de dos caras: una, la travestida de positiva, como el límite, como algo con marcado carácter inmovilista y que de por sí ya podría ser un buen final. La otra, en cambio, sería la soledad, que por terrible que pueda parecer, inaugura un suculento abismo ante nosotros. Un abismo poderosamente atrayente, infinito y que poco a poco nos invita a descifrar, conocer, ¿reducir?  Técnicas… es una recopilación de relatos que parece escrita palabra por palabra, con el mimo de un artesano que en vez de madera o mimbre tiene por materia prima las palabras que todos conocemos ya. Y es así como la literatura puede llegar a producir cambios en las personas, aportando, invitando e ilustrando. Tendiendo la mano sin agarrarnos/sin soltarnos  del todo. A la manera de Tizón.

EL CÉFIRO

 

TÉCNICAS DE ILUMINACIÓN
Eloy Tizón
Páginas de espuma
2013

El Céfiro escribe en el blog: http://elcefiro.wordpress.com

— ¿Os ha gustado?. —Siiiii!! — Pues un me gusta y colorín colorado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>