Where are we now?

Bowie

JUAN E. MARTÍN

“No fueron al principio, santos de mi devoción, pero mi vida se fue ensuciando al ritmo de su rock & roll…” Algo parecido a lo que le pasaba a Loquillo con los Stones es lo que me viene pasando a mi con Bowie. Nunca lo he idolatrado, ni lo he seguido en demasía, es más solamente forman parte de mi discoteca el Space Oddity, el Diamond Dogs y un recopilatorio doble: The Best of Bowie, con 39 canciones, con eso me bastaba, es más me sobraba ya que de el Diamond dogs no me gusta nada de nada, solo lo tengo porque me lo encontré barato en una feria del disco. No me avergüenzo al decir que conocí a Bowie a través de Nirvana, creo que esto le habrá pasado a muchos de mi generación, además tampoco es que los de Kurt Cobain sean mi banda favorita ni mucho menos, quizás este fuese el motivo de mi desapego con el Bristol, no creo que sea la suya la música más adecuada para un púber imberbe como era yo en el 95. Ahora bien con el tiempo me he ido poco a poco haciendo a sus canciones, aunque me siguen desconcertando mucho sus bandazos y ramalazos peripatéticos. Lo que más le admiro es su sempiterna elegancia british, ya lleve el pelo con mechones de colores, o vaya envuelto en vinilo blanco, o aparezca como ahora con una gorra de pastor ovejero, el tipo tiene una elegancia innata y un halo de luz que lo envuelve, irradia talento y elegancia a raudales el muy cabrón. En eso me recuerda mucho a Ariel Rot, otro que tal baila.

Del mismo modo que nunca lo he echado de más, ahora tampoco lo estaba echando de menos, no elucubraba con su muerte, ni con su resurrección, como han estado haciendo con el pobre durante los últimos diez años, pero con Where are we now? creo que va a terminar por conquistarme definitivamente. Se nos presenta en el adelanto de su próximo álbum con 66 años, ni una arruga y ni un solo alarde, como diciendo este soy yo y aquí estoy, a pesar de que por el título pueda parecer lo contrario. Tranquilo, lento, sosegado, lo propio a su generación y su bagaje, quizás más tranquilo, más lento y más sosegado que nunca, no da una voz más alta que otra durante toda la canción, nos mece, nos pasea por unas calles berlinesas que aunque las puebla con veinte mil hombres sobre un puente, y algunos muertos, a mi, se me antojan vacías y en un blanco y negro atemporal. Ha conseguido dar una perfecta respuesta a ese lugar común de la filosofía con el que juega en el título.
Where are we now? Piensa tu respuesta, Bowie ya la ha dado, pero puedes estar tranquil@, “the moment you know, you know you know… as long as there’s sun, as long as there’s rain, as long as there’s fire, as long as there’s me, as long as there’s you.”

— ¿Os ha gustado?. —Siiiii!! — Pues un me gusta y colorín colorado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>